Agencia de Cooperación Internacional del Japón

  • 日本語
  • English
  • Francais
  • Español

RSS Feeds

Noticias y Novedades

8 de noviembre de 2018

'La Experiencia de Modernización de Japón como un legado para el mundo' Parte 4: Difundiendo sabiduría en el manejo de la contaminación y la protección del medio ambiente

Desde la era Meiji (1868-1912), Japón viene enfrentando el problema de la contaminación en su avance hacia el crecimiento económico a través de la industrialización.

En esta última entrega de la serie "'La Experiencia de Modernización de Japón como un legado para el mundo' presentamos las iniciativas de JICA destinadas a compartir con países en desarrollo la historia de las experiencias de Japón con la contaminación durante el proceso de su modernización y las lecciones aprendidas.


Promoción del desarrollo de capacidades para prevenir la contaminación en países en desarrollo

La industria siderúrgica, el devanado de seda y el hilado de algodón comenzaron a desarrollarse en Japón desde mediados de la era Meiji. Con el aumento en el consumo de carbón, fuente de energía primaria, surgió el problema de la contaminación del aire. Si bien la economía de Japón creció rápidamente después de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno tardó en adoptar medidas para contrarrestar la contaminación del aire y el agua, y los daños resultantes empeoraron. Como consecuencia, aumentaron las voces de la opinión pública en contra de la contaminación, y comenzaron a desarrollarse tecnologías destinada a proteger el medio ambiente y a promulgarse leyes ambientales.

"Queremos usar las lecciones aprendidas a partir de la experiencia de Japón para abordar el tema de la contaminación del aire en países en desarrollo antes de que cause mayores daños". Así habla el Asesor Senior de JICA, Taizo Yamada, quien desde 2008 participa en el Proyecto de Desarrollo de Capacidades para el Control de la Contaminación del Aire en Ulan Bator, la capital de Mongolia. La ciudad de Ulan Bator, donde la contaminación del aire se agrava por la rápida urbanización, registra el segundo nivel de contaminación de aire más alto del mundo, según revela una encuesta de la Organización Mundial de Salud realizada en 2011. Si bien los funcionarios de gobierno de Mongolia se vieron en la urgencia de tomar medidas para contrarrestar la contaminación, no se ha logrado identificar la fuente de la misma, con lo cual no se logró dar con planes eficaces.

PhotoMedición de los gases de escape.

En un principio, el proyecto se ocupó de identificar y analizar el origen de los contaminantes del aire y medir los gases de escape. El proyecto apuntó a mejorar la capacidad del gobierno y las empresas en el manejo de las emisiones en calderas y centrales térmicas de carbón destinadas a calefacción. Esto incluyó el desarrollo de un sistema de inspección basado en mediciones in situ de los gases de chimeneas.

Puesto que los responsables a cargo de la gestión de calidad del aire carecían de suficiente conocimiento y experiencia, el proyecto se dedicó luego a mejorar la capacitación de recursos humanos y reforzar la capacidad de los mongoles para planificar y evaluar las medidas para contrarrestar la contaminación del aire. Gracias a este proyecto, también aumento el interés de los ciudadanos en el tema de la contaminación del aire, a través de la difusión de información sobre el monitoreo de la calidad del aire a residentes y escuelas. Ahora JICA comenzará a usar las experiencias japonesas para implementar iniciativas piloto destinadas a reducir la contaminación del aire, como promover el uso de combustibles mejorados en las zonas donde el aire está muy contaminado por el uso residencial en invierno de estufas a carbón y medidas para eliminar la emisión de gases de escape de los ómnibus y vehículos de gran tamaño con motor diésel en la ciudad.


photoEntre las causas de contaminación del aire en Ulan Bator está la emisión de gases de escape de los automóviles (derecha), el uso de carbón para calefacción en invierno y el humo y hollín de las centrales térmicas (izquierda).


"Mejorar la capacidad de los ciudadanos, el gobierno y las empresas de Mongolia para unirse y resolver su problema de la contaminación del aire es un iniciativa que hace uso de la experiencia japonesa en ese área," señaló el Sr. Yamada. JICA respalda las medidas para combatir la contaminación del aire tomadas de la experiencia japonesa no solo en Mongolia sino también en Irán, Kosovo y otros países.

JICA también coopera en la capacitación de recursos humanos en la lucha contra la contaminación del aire en varios países. En alianza con el Centro de Cooperación Ambiental de la Región del Nordeste del Pacífico (en la Prefectura de Toyama), que promueve la cooperación ambiental con China, JICA está prestando asistencia en el desarrollo de recursos humanos, puntualmente expertos dedicados a reducir las substancias que contaminan el aire, y en la implementación del Programa de Cocreación de Conocimiento (programa de capacitación) "Desarrollo de capacidades hacia la gestión de la calidad del aire", en Japón, para funcionarios responsables de la gestión de la calidad del aire en países en desarrollo.

Enseñando a los niños la importancia de proteger el medio ambiente

El bajo crecimiento de las plantas de arroz a mediados de la era Meiji anticipó la enfermedad del Itai-itai, causada por la contaminación del aire con el cadmio liberado por las explotaciones mineras. Esta enfermedad de origen desconocido y causante de intensos dolores en todo el cuerpo, apareció durante el período Taisho (1912-1926). Finalmente, después de muchos años de padecerla, al terminar la Segunda Guerra Mundial, el Itai-Itai fue reconocida como la primera enfermedad de Japón causada por la contaminación. Se avanzó en la labor de asistencia a las víctimas y la promulgación de leyes, y en 2012, finalizó la recuperación de las áreas de cultivo contaminada, aunque se siguió emitiendo certificados para pacientes enfermos.

La historia de la enfermedad del Itai-itai, que apareció en la Prefectura de Toyama, se menciona ahora en un libro de texto de Indonesia y se usa para enseñar a los niños acerca de la importancia de la protección ambiental.

En colaboración con la Fundación para la Promoción de la Educación de Indonesia (en la Prefectura de Toyama), JICA asistió en la confección de programas de enseñanza y la creación de un libro de texto para incluir estudios ambientales como materia en las escuelas primarias en Tangerang del Sur, un suburbio de la capital, Yakarta. Esto se concretó en 2014 en 30 escuelas primarias de esa ciudad, y luego se expandió a 300 escuelas. JICA está contribuyendo también a la introducción de estudios ambientales como materia en los primeros años del secundario y a difundir la educación ambiental a otras regiones de Indonesia.

PhotoLibro de texto en Indonesia que habla de la enfermedad del Itai-itai, incluido el proceso de recuperación del suelo.


"A través de este libro de texto, quiero que la experiencia negativa de Japón se vuelva positiva. Como país desarrollado, debemos ayudar a evitar que la misma tragedia se repita en Indonesia," dijo Hideyuki Negishi, Director de la Fundación para la Promoción de la Educación de Indonesia y profesor de la Facultad de Desarrollo Humano de la Universidad de Toyama.

En Indonesia, donde a los ciudadanos les preocupan los problemas ambientales como la acumulación de basura y la contaminación del agua, incluidas las aguas del río más contaminado del mundo, es una necesidad que los niños, los responsables del futuro, tomen conciencia de la importancia de proteger el medio ambiente. El Sr. Negishi dice que los niños que escucharon hablar en clase sobre la enfermedad de Itai-itai, se preguntan si el agua que ellos consumen estará en buenas condiciones.

PhotoDocentes indonesios interactúan con alumnos de escuelas primarias de Japón.

En septiembre de 2018, 21 docentes indonesios de los primeros años de la escuela secundaria y otros autores del libro de texto sobre medio ambiente participaron en un curso de capacitación que se dictó en Japón. El curso incluyó visitas a escuelas primarias y secundarias de la Prefectura de Toyama. "Quiero hacer en Indonesia un libro de texto como el que se usa en Japón, que explica los problemas ambientales visualmente a través de fotografías, gráficos y dibujos para aumentar el interés de los niños por el medio ambiente", dijo uno de los asistentes al curso.


Las experiencias de Japón se transmiten a alumnos del resto del mundo, que serán los líderes del futuro en sus países

En 2018, se lanzó el Programa de Estudios para el Desarrollo de JICA, que comparte la experiencia de Japón en la era moderna. Las Universidades están dando conferencias sobre temas en su área de competencia en relación a la especial experiencia de desarrollo de Japón a alumnos de países en desarrollo, que serán los líderes del mañana en sus respectivos países.

En abril, la Facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad de Hokkaido comenzó a dar clases sobre la historia de la gestión ambiental en Japón, políticas ambientales, la creación de la ley de medio ambiente, y el desarrollo de tecnología para la preservación del medio ambiente que llevó a Japón del fracaso al éxito, y más.

JICA continuará llevando a cabo iniciativas que comparten con países en desarrollo las experiencias de Japón como primer país desarrollado no-occidental. Se basarán no solo en los éxitos de Japón, sino también en las lecciones aprendidas a partir de los errores.

Volver arriba

Copyright © Agencia de Cooperación Internacional del Japón