Agencia de Cooperación Internacional del Japón

  • 日本語
  • English
  • Francais
  • Español

RSS Feeds

Noticias y Novedades

12 de mayo de 2020

[Deportes para el futuro Vol.5] Un voluntario del Programa JOCV con experiencia en Hakone Ekiden lleva a los atletas de Kirguistán a los Juegos Olímpicos de Tokio

"Tres atletas de los equipos kirguises de pista y campo clasificaron para los Juegos Olímpicos de Tokio en cuatro disciplinas: 5.000 metros y 10.000 metros femenino, maratón y 1.500 metros masculino. Y como integrante del equipo, los acompaño a los Juegos Olímpicos", dice TAKAHASHI Kento, quien también participó en el Hakone Ekiden (carrera de relevos de larga distancia en Japón) cuando era estudiante.

Como miembro del Programa de Voluntarios Japoneses en el Exterior (JOCV), Takahashi ayudó a desarrollar la comunidad atlética kirguisa dirigiendo, entrenando y monitoreando atletas jóvenes hasta diciembre de 2019. No solo eso, sino que también negoció con un fabricante la compra de los uniformes del equipo nacional de atletismo. Elogiado por sus aportes al desarrollo del atletismo en el país, fue el primer japonés que recibió una medalla del gobierno de Kirguistán.

PhotoTakahashi (izquierda) e Ilya Tyapkin, participante de la maratón en los Juegos Olímpicos de Río. Takahashi negoció con un fabricante de indumentaria deportiva la compra de uniformes para los atletas kirguises


Pensar y entrenar por iniciativa propia

Asignado a Kirguistán en enero de 2018, Takahashi trabajó principalmente entrenando a los atletas de mayor nivel y monitoreando y preparando la próxima generación de atletas menores de 18 años. A veces, le costó lidiar con las actitudes de los jóvenes, comenta.

"Una de las primeras expresiones en ruso que aprendí fue "No seas haragán", ya que muchos de los atletas se mostraban desganados y en seguida se daban por vencidos. No practicaban por iniciativa propia, había que decírselo. Pero hasta que ellos no estuvieran convencidos y se pusieran a practicar, no iban a mejorar sus marcas. Quería cambiarles esa actitud, y casi todos los días les preguntaba: "¿Para qué viniste hoy aquí (al campo)?". Takahashi recuerda lo difícil que fue su trabajo los primeros días.

‘No verse obligado a hacer algo, sino por decisión propia y con actitud propia', fue algo importante que Takahashi aprendió de primera mano en su vida como deportista, especialmente, para el Hakone Ekiden. Y también en Kirguistán, después de seis meses y como resultado de sus reiterados consejos, los atletas fueron gradualmente empezando a participar en las prácticas por propia voluntad.

PhotoAntes de la carrera con Zamir, campeón nacional sub18


Negociación con un fabricante de indumentaria deportiva japonés

"Cuando acompañé al equipo a los Juegos de Asia Central de 2019 en Uzbekistán, Kirguistán era el único equipo nacional sin uniformes ni camisetas, por lo que los atletas participaron en el torneo con su ropa, todas diferentes y en no muy buenas condiciones. Cuando le pregunté al respecto al presidente de la asociación de atletismo, dijo: ‘Solo llegamos a pagar el viaje. No queda dinero para la indumentaria". Yo era perfectamente consciente de que no podía hacer nada en ese sentido, pero al mismo tiempo, pensé que cambiando el entorno podría mejorar la motivación de los atletas".

Takahashi, entonces, consultó con ASICS, un fabricante de indumentaria deportiva japonés, que acordó proveer la ropa para el equipo nacional.

Takahashi y sus colegas locales diseñaron camisetas con los colores nacionales, rojas y amarillas, y la bandera kirguisa estampada adelante. La ropa se confeccionó en Japón y llegó a Kirguistán justo antes de que Takahashi regresara a su país. La ceremonia de presentación también apareció en los medios locales. El equipo kirguís vestirá este uniforme en los Juegos Olímpicos de Tokio. Takahashi también está organizando sesiones de entrenamiento para ellos cuando lleguen a Japón, en la Universidad Daito Bunka, su alma mater.

PhotoTakahashi (centro) y el equipo nacional de atletismo de Kirguistán tomando fotografías conmemorativas en la ceremonia de presentación del uniforme.


Aunque su misión finalizó, Takahashi continúa prestando apoyo a Kirguistán, como por ejemplo, enviándoles equipamiento. "Los kirguises saben valorar las cosas. Usan el calzado hasta gastarlo por completo, y nunca olvidan ser agradecidos con las personas que los rodean. Personalmente, siento que me han enseñado muchas cosas importantes", dice, recordando su vida en Kirguistán. Los fuertes lazos entre Takahashi y Kirguistán, que se formaron a través de sus actividades como voluntario del programa JOCV, perdurarán.


Volver arriba

Copyright © Agencia de Cooperación Internacional del Japón