Agencia de Cooperación Internacional del Japón

  • 日本語
  • English
  • Francais
  • Español

RSS Feeds

Enfoques Latinoamérica

octubre 2011

Chocolate, pimienta, frutales

Foto Producción local de frutas

Cuando los inmigrantes japoneses llegaron a las tierras aluviales del delta del Amazonas, empezando en la década de 1920, algunos posteriormente optaron por cultivar "diamantes negros" como primer paso en su camino hacia el éxito.

A pesar de que lograron superar los graves problemas del principio, los agricultores tuvieron que hacer frente a la ruina económica y social cuando sus diamantes—así llamaban los locales a la pimienta negra—fueron arrasados por la enfermedad.

La agroforestación era, entonces, un concepto que empezaba a echar raíces en muchas partes del mundo, y tanto los agricultores locales como los japoneses inmigrantes adoptaron la idea.

La agroforestación les permite a los agricultores diversificar en lugar de dedicarse a un solo cultivo con los riesgos que esto implica y sembrar distintos cultivos que se complementen y convivan con el medio, en este caso la selva tropical amazónica, que está en riesgo.

JICA participó durante varias décadas en programas relacionados con el Amazonas y vio la introducción de la agroforestación allí no solo como un medio para reforzar su objetivo de preservación del ambiente y de la biodiversidad sino también como una forma de apuntalar las actividades agrícolas y mejorar el estándar de vida de las comunidades locales.

Michinori Konagano llegó de Japón a los dos años y ahora supervisa una finca que produce madera dura como caoba, frutas, verduras, pimienta negra y cacao, llamado por locales "el alimento de los dioses" porque fue descubierto por altos dirigentes de antiguas civilizaciones regionales como los Incas y los Mayas.

Foto Cosecha de cacao

"Como muchos agricultores de este lugar, nosotros empezamos con pimienta negra, pero nos barrieron en la década del 70," contaba en una recorrida por sus tierras. "Más tarde comenzamos a introducir otros cultivos como melones, papaya y hortalizas. Hoy podemos cosechar en distintas épocas del año, lo cual significa que somos una fuente de trabajo todo el año."

Agregó: "Podemos usar los plátanos para darle sombra a las plantas de cacao y las hojas del plátano como nutrientes para el suelo. Es una manera integral de producción agrícola."

Konagano es miembro de la cooperativa agrícola local, CAMTA, que aunque fue creada por inmigrantes japoneses, en la actualidad también incluye agricultores locales.

JICA les ha dado apoyo y asistencia técnica a estos "soldados de infantería" agrícolas con iniciativas tales como la creación de un centro de investigación agrícola y la cooperación con organizaciones oficiales como EMBRAPA, la asociación brasilera de producción agrícola y CEPLAC, organización dedicada a la promoción de la producción de cacao.

Para completar el "círculo virtuoso" y ayudar a los agricultores no solo a producir sus cultivos sino además a comercializarlos con éxito, JICA dio apoyo a otras iniciativas tales como la construcción de una fábrica de jugos local, que ha establecido mercados locales y de exportación, incluido Japón.

Un importante grupo japonés fabricante de productos de repostería, Meiji, está comercializando chocolate proveniente del cultivo de cacao de CAMTA, que cuenta con certificación internacional.

Un objetivo importante de muchos de los proyectos de JICA es lograr el llamado efecto dominó que hace que los beneficiarios originales compartan los conocimientos adquiridos con comunidades y países vecinos.

Se están realizando seminarios sobre agroforestación y producción de cacao para funcionarios y expertos de Bolivia, Venezuela, Ecuador, Colombia y Perú.

Volver arriba

Copyright © Agencia de Cooperación Internacional del Japón