Agencia de Cooperación Internacional del Japón

  • 日本語
  • English
  • Francais
  • Español

RSS Feeds

Enfoques Latinoamérica

octubre 2011

Un flagelo para la humanidad desde hace siglos

Foto Investigaciones para determinar la contaminación por mercurio en el Instituto Evandro Chagas

El envenenamiento por mercurio ha sido un flagelo para la humanidad desde hace siglos.

La historia cuenta que Chin Shi Huang, primer emperador de China unificada, murió luego de ingerir píldoras de mercurio, que, según creía equivocadamente, le aseguraban vida eterna.

El popular dicho anglosajón "loco como un sombrerero" aparentemente se refiere a los efectos del envenenamiento por mercurio sufrido en los siglos XVIII y XIX por los sombrereros, quienes usaban para la fabricación de sus sombreros compuestos de mercurio que causaban trastornos neurológicos.

En la expansión industrial que tuvo lugar en Japón luego de la Segunda Guerra Mundial, se envenenaron más de 12.000 personas en la ciudad sureña de Minamata luego de que se volcara al mar mercurio industrial y se contaminaran las reservas pesqueras. La ciudad pasó a ser después un centro de investigación sobre mercurio de renombre internacional.

Ese incidente y el alto nivel de investigación que lo sucedió, le permitió a Japón prestar asistencia a países en desarrollo con problemas similares como Kazajstán, Vietnam, Indonesia, Mongolia y Brasil.

Luego de la Cumbre de la Tierra de la ONU celebrada en Río de Janeiro en 1992, la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) junto con el Instituto Nacional de Enfermedades de Minamata comenzó a colaborar con organizaciones brasileras para reforzar sus capacidades de diagnóstico y análisis de enfermedades causadas por el mercurio.

Un caso concreto de cooperación es el reciente proyecto de tres años en la región del río Tapajos, zona de intensa minería aurífera desde hace décadas. El mercurio utilizado para extraer el oro pasa al río y luego sigue su curso a la cuenca del río Amazonas, en donde desemboca.

El Instituto Evandro Chagas, se ha transformado en un centro líder en el monitoreo de la contaminación por mercurio tanto en el ámbito de la salud como el ambiental, en gran medida gracias al apoyo de JICA, que proporcionó modernos equipos, envió expertos japoneses a Brasil y capacitó a funcionarios locales.

Foto Investigando la contaminación por mercurio en el Instituto Evandro Chagas de Brasil

Se está instalando un nuevo centro en el estado de Acre, en la región superior de la cuenca del Amazonas, que cubrirá las necesidades no sólo de Brasil sino también de países vecinos como Bolivia, Perú y Colombia.

Un proyecto complementario de dos años consistió en la elaboración de un manual sobre el manejo de residuos hospitalarios contaminados y un informe preliminar de investigación sobre el uso del mercurio.

Este informe servirá de base para la creación de un programa nacional en Brasil y contribuirá a un importante intercambio internacional iniciado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que se propone implementar un tratado en 2013 destinado a regular el uso, la comercialización y las emisiones de mercurio.

Muchos de los proyectos de JICA en Latinoamérica destacan el efecto "dominó" o de "valor agregado" que hace que los conocimientos adquiridos y los resultados de los programas originales sean compartidos con otras comunidades y países.

Volver arriba

Copyright © Agencia de Cooperación Internacional del Japón