Agencia de Cooperación Internacional del Japón

  • 日本語
  • English
  • Francais
  • Español

RSS Feeds

Enfoques Latinoamérica

octubre 2011

El dolor de crecer para las ciudades de Brasil

Foto Las inundaciones son cosas del pasado en el río Tiete

En 1554, un grupo de monjes Jesuitas y un líder local fundaron una modesta misión católica en lo alto de una meseta, tierra adentro a 70 kilómetros de la costa del Océano Atlántico. Los ríos y lagos cercanos aseguraban abundante suministro de agua dulce y facilidades de navegación.

Más de 450 años después, ese asentamiento llegó a ser el distrito metropolitano de São Paulo, la ciudad más grande de Brasil y, por cierto, la quinta en expansión urbana del mundo con una población de casi 20 millones de habitantes.

Junto con su explosivo crecimiento, sus rascacielos, sus flotas de helicópteros privados y sus florecientes industrias de servicios, São Paulo, como todas las ciudades en desarrollo, sufrieron el agudo dolor de crecer. Es el caso, entre otros, del daño hecho a los que fueron en algún momento prístinos canales fluviales y embalses.

La Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) ha cooperado con São Paulo durante años en el saneamiento de sus sistemas de agua y abordó otros problemas como la altísima tasa de delincuencia (ver nota aparte sobre vigilancia comunitaria).

Con la convicción de que el fortalecimiento de la infraestructura es clave tanto para el desarrollo económico como social, la agencia emprendió otro proyecto en la bulliciosa ciudad brasilera de Belem destinado a solucionar el problema cada vez mayor de la congestión del tránsito.

Un serio problema

Foto Las aguas servidas se descargan directamente al Lago Billings

El distrito de Parque dos Químicos se encuentra en la periferia de Sâo Paulo. Es una bella zona cubierta de plátanos, papayas y árboles de leche. Construcciones de uno y dos pisos cuelgan de las laderas montañosas y a la distancia se ve brillar el inmenso Lago Billings.

El lago funciona tanto como reservorio de agua para la ciudad y como área recreativa, pero hay un problema serio que arruina la idílica escena de postal: las aguas servidas de las cercanías se descargan directamente al lago, y en consecuencia, prácticamente no hay vida en algunas partes del mismo.

En 2005, JICA comenzó a estudiar el problema y en la actualidad, se prevé un proyecto que se extenderá durante 5 años, con un costo de US$ 60 millones, que incluye la construcción de un sistema de cañerías para toda la región que facilitará el tratamiento de efluentes y el saneamiento del lago.

Ya se ha completado otro proyecto que incluyó un préstamo en yenes para sanear el río Tiete, que atraviesa el centro de Sâo Paulo. El taponamiento y la contaminación resultantes de la intensa industrialización en la región hacían que el río desbordara todos los años, inundando autopistas y causando cuantiosos dañosos materiales y físicos.

Se estima que Japón contribuyó con unos US$ 50 millones al costo total del proyecto que en dos etapas y durante 13 años, incluyó obras de dragado y estabilización de 25 kilómetros de río.

En la actualidad, ya no hay inundaciones y se regularizó el suministro de agua.

Foto Un proyecto que permitió aliviar la congestión de tránsito en la ciudad de Belem

La ciudad de Belem, en la cuenca del Amazonas, ha experimentado un rápido crecimiento alcanzando una población de dos millones de habitantes. Uno de sus principales problemas es la congestión de tránsito.

Ya en 1991, JICA participó en la elaboración de un plan maestro para la ciudad y sus alrededores, que se complementó con un estudio y análisis de factibilidad.

Con ayuda de un préstamo de 16.400 millones de yenes, se refaccionaron 27 de las arterias principales de la ciudad, obra que incluyó la construcción de un carril de 10 kilómetros exclusivo para ómnibus con una capacidad de transporte de 40.000 pasajeros en horas pico.

Volver arriba

Copyright © Agencia de Cooperación Internacional del Japón