Japan International Cooperation Agency
Share
  • 日本語
  • English
  • Français
  • Espanol
  • Home
  • About JICA
  • News & Features
  • Countries & Regions
  • Our Work
  • Publications
  • Investor Relations

Topics & Events

13 de octubre de 2021

En conmemoración del Día Internacional para la Reducción de Desastres Naturales
Experiencia escrita por: El ex-voluntario, Hiroki Mio, especialista en Prevención de Desastres

Photo

Fui voluntario de JICA en la especialidad de prevención de desastres y realicé mi actividad durante 1 año y 2 meses junto con mis colegas del MEDUCA en las Provincias de Chiriquí y Bocas del Toro.

Mi misión fue hacer recorrido a las escuelas de las provincias para asesorar sobre la prevención de desastres a sus alumnos y profesores. Al empezar mi actividad, observé sobre las diferencias de evacuaciones entre Japón y Panamá, dado que consideré que era necesario conocer la metodología de prevención de desastres.

El método de evacuación no tuvo mucha diferencia con el de Japón y me sorprendió que evacuaron de forma muy eficiente y rápida. Encontré un punto interesante; en Panamá, antes de identificar los miembros y/o heridos, los niños formaron círculos tomando la mano de uno a otro y cantaron. El propósito del mismo es calmar a los niños para quitarles la ansiedad y el miedo. Ya que este tratamiento psicológico no se realiza en Japón, debería tomarlo como la última etapa de evacuación. Así fui comprendiendo la prevención de desastres panameña con mis actividades en el país.

En los primeros 3 meses recorrí varias zonas para obtener informaciones. Me dio la impresión de que los habitantes tenían conciencia del tema. Al mismo tiempo consideré que se podrían fortalecer las medidas actuales de prevención de desastres tanto en los elementos tangibles como en los intangibles, en las regiones interiores cuya infraestructura es bastante vulnerable comparado con la capital.

Sobre el tema del elemento intangible, pensé que se podrían fortalecer las medidas a través de crear organizaciones de vecindarios. En Japón existen "chonaikai", juntas de vecindarios de barrios, que tienen varios roles para resolver conjuntamente con sus residentes los problemas y las tareas del barrio. En mi opinión personal, este chonaikai puede desplegar más su capacidad cuando ocurren desastres. Porque si nos juntamos, podemos superar los problemas como desastres a los que cada individuo o familia no puede hacer frente.

En Japón, cuando ocurrieron desastres graves, los vecindarios salvaron un 80% de los que necesitaba rescate, mientras un 20% fueron rescatados por las instituciones públicas como los bomberos, las Fuerzas de Autodefensa y transeúntes.

Para las instituciones públicas se tardan al menos 2 días en empezar el rescate, ya que deben llegar a la zona dañada e incomunicada y, después, adecuar el ambiente como recolección de informaciones, verificación de seguridad, soporte logístico (suministro) entre otros. En cambio, los habitantes locales comprenden totalmente la situación de su zona y si se juntan, pueden tomar medidas inmediatamente utilizando aparatos de prevención de desastres que son propiedad del barrio. Por lo tanto, pensé que se podría mejorar mucho la capacidad de respuesta a desastres a través de crear juntas de vecindarios en las zonas vulnerables lejos de ciudades grandes, que podría ser incomunicadas cuando ocurren desastres, como en Bocas del Toro y Ngäbe-Buglé.

Sobre el tema del elemento tangible, pensé que se podría aprovechar las características de Panamá; la naturaleza. Una de las medidas de prevención de inundaciones de ríos en las zonas agrícolas y fronterizas es la forestación. Los árboles de raíces fuertes, si se plantan en las orillas del río, impiden que la corriente rápida del agua de inundación erosione la orilla y después rompa el terraplén. Actualmente, hay bosques de prevención de desastres en toda parte del Japón. Asimismo, hay tecnología tradicional de defensa contra inundaciones en Japón; colocar ramas en los puntos vulnerables para prevenir derrumbe del terraplén. Desde hace siglos tomamos medidas de prevención de desastres aprovechando la fuerza de la naturaleza y tenemos experiencias para evitar daños de varias inundaciones utilizando la tecnología tradicional. Por eso, pensé que sería eficiente en Panamá también.

Para lograr dichos elementos como el objetivo de la actividad de voluntario en Panamá, primero me dediqué en el elemento intangible. La prevención de desastre en las comunidades no funciona hasta que sus vecindarios se protejan a sí mismos y verifiquen su seguridad. Por lo tanto, cuando recorrí las comunidades, enseñé cómo protegerse en varios desastres. En el segundo año de mi misión, introduje a los habitantes de las comunidades la prevención de desastres comunitaria y planificaba actividades para formar juntas de vecindarios. Sobre las medidas del elemento tangible, ya que una de las ventajas es poder tomar medidas preventivas a costo bajo y respetuosas del medio ambiente, pensé que se podría aplicar como una de las actividades de voluntario y avanzaría conjuntamente con las contrapartes a crear motivación de implementación y realizar el plan de actividad.

Sin embargo, por el contagio mundial de COVID-19, tuve que regresar a Japón faltando un año de actividad y terminar mi período.

A través de esta experiencia, llegué a una idea de que debía priorizar las actividades cotidianas para transferir mi conocimiento a los panameños sin falta sobre las actividades planificadas en 2 años.

Después de mi retorno a Japón, recibí la noticia de que hubo mucho daño por huracán en Bocas del Toro donde vivía y me dio pena no haber podido hacer nada y lo sentí mucho por los panameños.

Aunque fui enviado a Panamá para cooperar y apoyar a la gente, al contrario, en muchas ocasiones los panameños me ayudaron más. No puedo terminar mi actividad sin devolver el favor que me prestaron y realizar las medidas preventivas de desastres. Si puedo tener otra oportunidad en mi vida, me gustaría regresar a Panamá para contribuir en la prevención de desastres.

PAGE TOP

Copyright © Japan International Cooperation Agency